El horror común

El admirable profesor que defendió la libertad fundamental de opinión no podía imaginar que, por ello, un fanático lo degollaría y, menos aún, que su nombre pueda germinar otros conflictos

El horror común
El admirable profesor que defendió la libertad fundamental de opinión no podía imaginar que, por ello, un fanático lo degollaría y, menos aún, que su nombre pueda germinar otros conflictos