Comienza CICESE a realizar pruebas para COVID-19

Comienza CICESE a realizar pruebas para COVID-19

Con 12 muestras canalizadas por la Jurisdicción Sanitaria municipal, el CICESE comenzó ayer a realizar las pruebas de diagnóstico para COVID-19 en sus instalaciones, estableciendo un proceso que continuará diariamente con muestras de pacientes con diagnóstico sospechoso para esta enfermedad procedentes no solo de San Quintín y el resto del municipio, sino también, en una primera fase, de Tijuana.

Esto se anunció hoy en una reunión de seguimiento celebrada en este centro de investigación, en la que participaron (presencialmente y por videoconferencia) autoridades del Sector Salud y de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada, así como investigadores y directivos de la UNAM y del CICESE.

Los doctores Guido Marinone Moschetto y Alexei Licea Navarro, director general y líder de las actividades de diagnóstico COVID-19 que ha emprendido este centro de investigación, respectivamente, informaron que las primeras 12 muestras llegaron al CICESE la tarde del pasado martes 21 de abril, las cuales fueron tomadas de seis pacientes que están siendo atendidos en el Hospital General de Ensenada y otros seis en los centros COVID locales.

Alexei Licea dijo que las muestras se están procesando en el laboratorio especializado en estudios de patógenos del CICESE (nivel 3 de bioseguridad BSL-3) y que los resultados estarán listos hoy mismo (tardan 24 horas). Los reportes serán llenados de acuerdo al protocolo establecido y dados a conocer, en línea, al Laboratorio Estatal de Salud Pública, de manera que estas autoridades podrán consultarlos prácticamente en tiempo real.

Para el análisis de muestras en este laboratorio participa personal altamente especializado: 3 doctoras en ciencias con plaza de base y otras 3 posdoctorantes, quienes están en este momento en un periodo de acoplamiento y apropiación del método de análisis a seguir.

Anunció que mañana jueves 23 de marzo llegarán las primeras muestras de pacientes de San Quintín, y que atendiendo una petición de las autoridades de Tijuana, también se recibirán de 20 a 30 muestras de aquella ciudad dado que la capacidad de diagnóstico allá está rebasada.

Reiteró la disposición y el compromiso institucional de trabajar en apoyo al Sector Salud de Baja California, y solicitó al jefe de la Jurisdicción Sanitaria local, Dr. Ángel Iván Alvarado López, que sea a través de su conducto como se canalice la entrega de muestras y que ésta se realice una sola vez al día.

El doctor Salvador Villarreal Reyes, investigador del Departamento de Electrónica y Telecomunicaciones del CICESE, informó que la semana entrante esperan comenzar las pruebas de un maletín que permitirá a los médicos realizar consultas a distancia. El trabajo que desarrollan involucra el cifrado del flujo de información, el desarrollo de un estetoscopio electrónico incorporado que, para evitar posible contagio, envíe la señal a una computadora o directamente a bocinas para que reproduzcan la señal auditiva, y un termómetro digital.

Como el uso de equipos de ultrasonido se ha utilizado en pacientes con COVID en sustitución de los estetoscopios (las gomas en el oído pudieran ser un punto de infección), se buscará incorporar uno de estos equipos al maletín, con salida de señal de imagen tipo VGA.

Ante el anuncio de que la próxima semana requerirán apoyo directo de los médicos para realizar las pruebas con este maletín, el Dr. Alvarado López solicitó tres equipos que podrían instalarse en Centros de Salud: el de Pórticos del Mar, el de la colonia Obrera y el de la Ruiz y Calle 14.

Adicionalmente, el doctor Villarreal, quien desarrolló hace un par de años un sistema tipo kiosco que permite la toma de somatometría básica y signos vitales, dijo que trataría de incorporarle un electrocardiógrafo a este nuevo sistema. Así, de contar también con ultrasonido, el espectro de uso abarcaría a pacientes de cardiología, de ginecología y de salud materno infantil.

Aprovechando que en la reunión estaban presentes el director, el subdirector y la jefa de Urgencias del Hospital General de Ensenada, así como el subjefe de la Jurisdicción Sanitaria, se abordó el avance en el desarrollo de los respiradores artificiales para hospital en los que trabaja el CICESE, y se solicitó su opinión experta para definir el sistema a desarrollar.

A reserva de las pruebas que podrían comenzar ésta y la semana entrante, se determinó continuar con dos prototipos: un ventilador volumétrico manual basado en el diseño del ingeniero Enrique Rodarte, al que se le ajustaron algunas fallas y se mejoró la calidad de componentes, y otro de presión basado en el diseño de un ventilador desarrollado por el ejército de Estados Unidos en los años 60. Es un dispositivo neumático del tamaño de una caja de cigarros al que no se le pueden cambiar parámetros.

También se explorará la propuesta hecha por el Dr. Mauricio Reyes, jefe del Observatorio Astronómico Nacional (UNAM), de adaptar el diseño de un ventilador tipo C-PAP inglés. Aquí el problema es que se trata de una mascarilla que no garantiza un circuito cerrado hermético y que, en caso de que un paciente con COVID-19 se la llegara a quitar, comprometería la salud del personal médico que lo estuviera atendiendo, por lo que no son viables.

Sin embargo, la Dra. Lineth Hernández Higuera, jefa de Urgencias del Hospital General de Ensenada, recordó que existen otros pacientes no COVID-19, como los que tienen insuficiencia cardíaca o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que pudieran necesitar ventiladores C-PAP. “A ellos les ponemos presión positiva y mejoran bastante; con ello ya no requerimos un ventilador como tal”. A ello se sumó el Dr. Alvarado: “No porque una acción no aporte directamente para pacientes COVID-19, significa que no sea relevante para apoyar la contingencia sanitaria que estamos viviendo”.

El Dr. Guido Marinone dijo que una empresa de Tijuana está dotando al CICESE de una cantidad importante de alcohol para la preparación de las soluciones desinfectantes; que se han construido y entregado aproximadamente 70 caretas para la protección de personal médico, y que se harán ajustes en el tamaño de las cajas de intubación acrílicas que este centro de investigación está produciendo para el sector salud.

Luego de comentar las buenas noticias, señaló que una mala noticia para el CICESE es que de acuerdo con los nuevos lineamientos de racionalidad y austeridad del presupuesto federal se anunció un recorte de 75% en gastos de operación. “Debemos estar conscientes que esto es una debilidad, que debemos optimizar el recurso de operación, ser realistas y seguir adelante con las contribuciones que sirvan para mitigar los efectos del Covid-19”.

Respecto a la producción de soluciones desinfectantes para el sector salud preparadas en el Departamento de Microbiología, la Dra. Rosa Mouriño Pérez, directora de la División de Biología Experimental y Aplicada del CICESE, señaló que “sólo falta etiquetar las soluciones para superficies porque no son nocivas, pero pueden irritar piel o ser corrosivas en ciertas superficies”.

Informó que también trabajan para proveer de cámaras desinfectantes al sector salud y así sanitizar equipo, ropa, celulares, salas de espera y ambulancias, entre otros productos y espacios. “Estamos trabajando en cuatro formas de desinfección: túneles, capullos o cápsulas para el personal médico, una cámara para desinfectar objetos y una máquina para desinfectar ambulancias; estamos probando con luz ultravioleta y ozono. El punto álgido es el uso de ozono porque la norma sólo establece su uso en acuicultura y desinfección de cuartos de hotel.

Hasta el momento se han hecho pruebas con virus de plantas, hongos y bacterias, microrganismos con los que CICESE trabaja regularmente en sus investigaciones. Continuaremos trabajando estrechamente con el sector salud y solicitando a través de éste el apoyo de instancias como COFEPRIS para avanzar en el probable uso de ozono en procesos de sanitización, concluyó Rosa Mouriuño.