Bonilla, no pudo

Lindero Norte, la columna Por: Antonio Heras

Bonilla, no pudo

No pudo
Jaime Bonilla no pudo con el paquete de gobernar Baja California
No quiso o no supo. 
Para el caso es lo mismo, 
Todo un fracaso
El aprendizaje político del empresario tijuanense simplemente le costó a los bajacalifornianos. 
Y mucho!
Salió igual o peor que Kiko Vega. Endeudó al estado. Su inacción incrementó la violencia y la inseguridad. 
Un fracaso, sí, porque inició con un fraude constitucional al querer ampliar su mandato con los principios de la Ley de Herodes y concluirá envuelto en acciones de inconstitucionalidad y controversias ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Otro fraude a la Constitución. 
Todo un caso, sin duda. 
Bonilla en su laberinto egocéntrico.
Empresario de medios que centró su negocio en lo que no se publica y esa métrica la considera como una regla en todos los medios de comunicación y periodistas. 
Muestra de su egocentrismo, "el Estado soy yo", es haber destinado más de 50 millones a su imagen personal y a calibrar el periodismo cortesano para su regocijo y para emprender campañas de desprestigio al periodismo crítico. 
La soberbia, de un aprendiz de político.