JBV el Rey del Sobreprecio: La Opinión de México

• Investigación periodística tras los pasos del Gobernador

JBV el Rey del Sobreprecio: La Opinión de México

En una nota publicada este martes por el periódico La Opinión de México, el colega periodista Ricardo Ravelo realiza una profunda investigación de lo que ha sido la administración del Gobernador Jaime Bonilla Valdés.

Afirma la publicación que en el gobierno de Baja California, se han detectado todo tipo de corruptelas, entre otras, “moches” de empresarios a funcionarios del gobierno para obtener contratos millonarios, pero lo que más sobresale es el sobreprecio en las obras que realiza su administración.

Es el caso del llamado Viaducto elevado, un proyecto que agilizaría el tráfico hacia el Aeropuerto Internacional de Tijuana y descongestionaría varias avenidas centrales. La obra ni siquiera ha arrancado, pero Ravelo revela que ya se detectaron irregularidades tan sólo en el Proyecto Ejecutivo, por el cual el gobierno de Bonilla pagó 209 millones de pesos con recursos públicos –lo que había negado- cuando en realidad sólo cuesta entre 25 y 30 millones, según algunos expertos consultados. ¿Dónde están los 170 millones restantes? Nadie lo sabe.

Las irregularidades se detectaron -dice la nota-, desde antes que Jaime Bonilla Valdés asumiera la gubernatura de Baja California, hace poco más de un año, cuando un grupo de funcionarios que ya habían recibido su nombramiento para desempeñar un cargo en el gobierno fueron detectados realizando negociaciones con una red de proveedores con los que iban a trabajar a lo largo de los dos de gobierno de Bonilla.

Otro caso que se investiga es el del empresario Carlos Patiño, quien entregó 100 mil dólares ante la promesa de obtener contratos en el sector de la vivienda a partir de 1 de noviembre de 2019.

De acuerdo con las investigaciones, el dinero fue entregado a un intermediario de la Secretaría del Bienestar, quien a su vez lo entregó al Oficial Mayor, Jesús Núñez, quien hizo un reparto en partes iguales con tres secretarios implicados en este negocio tipificado como tráfico de influencias y corrupción institucional.

Las indagaciones realizadas por la Función Pública del Estado indican que en este entramado de corrupción han participado tres integrantes del primer nivel del gabinete de Jaime Bonilla: CyntiaGissel García Soberanes, Secretaria del Bienestar; Jesús Núñez, quien se desempeñó como Oficial Mayor y el secretario General de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano.

Los dos primeros solicitaron licencia en diciembre de 2019, tras estallar el escándalo de los llamados “moches” a cambio de contratos millonarios.

Pero las irregularidades en el gobierno de Baja California van más allá y no sólo lo comprometen a él y a su camarilla cercana, pues todos los funcionarios del Gabinete están implicados en presuntos actos de corrupción: según se pudo corroborar a través de diversas fuentes (asegura el colega Ravelo), todos ellos recibieron la indicación de que “todo proyecto, estudio, programa, obras o compras tenían que ser orientadas y manejadas de manera conveniente para favorecer a empresas sin antecedentes en el estado o que, según decían, les eran impuestas o recomendadas desde la Ciudad de México.

Parte del mecanismo a seguir –lo que se ha cumplido a pie juntillas – ha sido inflar montos y costos, pero a niveles desproporcionados. Esto fue lo que llamó la atención de la Secretaría de Hacienda y de la Unidad de Inteligencia Financiera, así como de la Auditoría Superior de la Federación.

Estas dependencias -concluye la investigación periodística- están dando seguimiento a los abusos oficiales mediante la ruta del dinero, pues lo que pretenden evitar es que Bonilla se llene las bolsas de dinero, quede impune y se convierta en el “Javier Duarte de Baja California”.

Si nuestros lectores quieren más detalles sigan la publicación mencionada en:

https://laopiniondemexico.com/jaime-bonilla-el-rey-del-sobreprecio/